ISLAM Y AL-ANDALUS

YIA.LM

  

 

PUBLICACIONES DE LA YAMA'A

TRADUCIDO POR: ABDEL KARIM FELICES

AHMAD HULUSI

  

Capítulo 9: 

   "NI ALLAH FUE ENGENDRADO"

 

Ahora entendamos “LAMYULAD” que significa simplemente “ALLAH NO FUE ENGENDRADO”

             En este punto hemos de entender que “ALLAH” no vino a la existencia proveniente de otro ser.

             ¿Cómo podemos considerar que ALLAH viniese a la existencia por medio de otro ser? “ALLAH” es AHAD, el ÚNICO, que es infinito, sin límites y sin divisiones.

             Para ser capaces de pensar en un ser que engendrase a EL, a ALLAH, se le deberían conocer límites, bien direccionales o dimensionales, de tal forma que más allá de esos límites pudiese haber un ser que pudiera haber engendrado a ALLAH de si mismo.

             ALLAH es AHAD.

             Ser AHAD significa ser ilimitado e infinito, no dividido ni divisible en partes.

                        Por consiguiente, considerar otra existencia más allá de un punto donde ALLAH tuviese fin no puede ser aceptada. De modo que no se puede mencionar que otro ser engendrase a ALLAH. Tal consideración es una imposibilidad.

             Esto es lo que significa “LAMYULAD” hasta donde podemos entender.

             En conclusión, ni ALLAH ha sido engendrado por otro ser, ni ha engendrado a otro ser separado de EL.

             Hemos llegado a la notificación final en esta descripción:

             “LAMYAKUN LAHUU QUFUWAN AHAD”.

             No existe nada aparte de ALLAH.

             Por cierto, deberíamos apuntar otro signo aquí: “LAYSA KAMISLIHII SHAY’A” (42:11) que significa “ni en el micro ni en el macro plano hay nada que se pueda comparar a EL.

 

 anterior   | siguiente