ISLAM Y AL-ANDALUS

YIA.LM

   PUBLICACIONES DE LA YAMA'A

 

ACERCA DEL ISLAM

 

CAPÍTULO 3 : 

QIYAM

El Salat se empieza de pié. En esta posición, a la que se llama Qiyam, el musalli recita fragmentos del Corán.

El Nafs es un concepto islámico con el que se da un nombre general al conjunto de los rasgos psicológicos que individualizan al ser humano. Si el Ruh es su dimensión universal, el Nafs hace de él un ser concreto y singular: lo separa de la creación, lo distingue de sus semejantes. El Nafs preside la vida propia de cada ser humano y genera el concepto que tiene de sí mismo como entidad personal. Es el Yo, que cuando se pervierte es el Ego. El Nafs como ego es un veneno mortal; hace del hombre un ser insolidario, egoísta, avaro, cobarde, interesado, lo arrastra a los más perversos crímenes, lo hunde en los vicios más deplorables. En cierto modo, el Salat es un ejercicio para doblegar el Nafs y acabar convirtiéndolo en un "yo" que, sin renunciar a su conciencia, tiende puentes hacia el Ruh. Por ello, el Salat comienza con una postura, el Qiyam, que simboliza la manifestación ideal del "yo": es el hombre como tal que se coloca erguido ante su verdadero Señor y empieza a renunciar al egoísmo sumergiéndose en el océano del Corán, el Libro del Todo.

El Nafs es dulcificado por la adopción de cualidades elogiables, los Ajlaq; con ellos retoma su naturaleza primigenia, su Fitra. Los Ajlaq consisten en actuar recta, juiciosa y justamente. Se trata de asimilar la naturaleza de la Verdad, materia prima con la que Allah ha creado la existencia; el Corán al-Karim enseña que Allah lo creó todo con la Verdad. Ajustarse a la Verdad, esencia del mundo, es hacerse musulmán. Por ello hay que educar al Nafs en las cualidades de la verdad; se evitará así la mentira, la calumnia, la envidia, el rencor, la intolerancia, la traición... y se fomentará en el ánimo sus contrarios. De este modo es como se va creando una individualidad virtuosa y fuerte que no se ajusta meramente a una moral, sino que busca los significados de Allah.