ISLAM Y AL-ANDALUS

YIA.LM

   PUBLICACIONES DE LA YAMA'A

 

ACERCA DEL ISLAM

 

CAPÍTULO 2: 

'ABD

El término 'abd en árabe es complejo. Comúnmente se traduce por esclavo, siervo. Pero si nos detenemos en el vocablo con mayor atención descubriremos significados más interesantes. El verbo del que deriva quiere decir "allanar", "preparar". 'Ibada, que designa la acción de la raíz de este verbo, es el acto por el que el ser humano vuelve a su estado de autenticidad, vuelve a moverse con el ritmo de Allah, se reencuentra con su "fitra", con su verdadera ley interna.

Cuando Muhammad (s.a.s.) alcanza el más alto grado de proximidad a su Señor en la llamada Laylat al-Isra' (la Noche del Viaje Nocturno) es honrado por el Corán con el sobrenombre de 'abd, aquél que ya está completamente identificado con su verdadera naturaleza, que ya es acción pura de Allah, extinguido en El.

También es 'abd el nombre que el Corán le da cuando recibe la Revelación. En todos los momentos cumbres de su vida, él (s.a.s.), es 'abdullah.

Su mismo nombre es un símbolo a desentrañar. "Muhammad" viene de la raíz trilítera HMD bajo una forma intensiva. En primer lugar, el verbo significa "alabar", pero con el sentido que le dan los musulmanes, es decir, "poner en acto lo que está en potencia", sacar fuera todo lo que llevamos dentro, realizar todo aquello de lo que somos capaces, actuar con la nobleza de la Fitra. Muhammad fue, en el profundo sentido del término, un ser humano, la expresión más absoluta de nuestra capacidad de trascender. También se le conoce con el nombre de Ahmad, que tiene un doble valor en la lengua árabe. Por un lado significa "yo alabo", es decir, a Allah. Por otro lado, es un superlativo que significa "el más alabado", y ése es Allah. Muhammad, en tanto que ser humano, fue el hombre que enseñó la plenitud de la alabanza, la plenitud de la humanidad. Y, como 'abd, extinguido en Allah, enseñó a conocer realmente al más alabado, al Uno, a la plenitud de la Existencia.